“The Offer”, el primer paso para formalizar un contrato anglosajón.

En el ámbito jurídico anglosajón, la oferta (offer) es una propuesta que da validez a un contrato. Por ejemplo, a través de una oferta puede crearse un vínculo de naturaleza civil, laboral, comercial o fiscal entre personas físicas y/o jurídicas. En ocasiones, una oferta es el producto de una negociación (deal). Por tanto, tiene carácter legal si representa una manifestación de voluntades entre los intervinientes.

Es importante conocer que en los procesosde negociaciones (negotiation process) se establecen los distintos parámetros de interés para la formalización del contrato. Generalmente, ese contrato es de tipo consensual porque surge de la negociación y bilateral porque crea derechos y obligaciones entre las partes contratantes.

En el comercio internacional, la factura proforma (proforma invoice) es considerada como una oferta ya que una vez emitida por el vendedor no puede ser modificada.

Una oferta no es suficiente para formalizar un contrato

Hay ofertas que surgen unilateralmente, pero no implican necesariamente un compromiso entre oferente (offeror) y destinatario (offeree). En tales circunstancias, la oferta tiene sólo una función promocional o comunicativa, pero no vinculante (binding) porque el destinario no está obligado a aceptar (accept) la propuesta, anuncio o invitación del oferente.

Cuando se produce la aceptación (acceptance) de la oferta por la otra parte receptora sin haber participado en su elaboración, entonces aparece la figura del contrato de adhesión (standard form contract). Algunos ejemplos comunes serían los contratos de servicios públicos, de telefonía, de seguros, de servicios bancarios, entre otros.

Contract law

¿Qué puede suceder después de efectuar la oferta?

En caso de ser rechazada (rejected) por el destinatario (offeree), no se crea ningún tipo de vínculo legal. De ser aceptada (accepted), pasa a ser parte del contrato formalmente, pero todavía faltaría por confirmar la reciprocidad (consideration) y la intención(intention) de crear una relación jurídica (legal relation).

Por lo descrito anteriormente, la oferta debe ser lo suficientemente explícita para evitar malinterpretaciones (misreadings) entre las partes contratantes. De esa manera, es posible constituir vínculos jurídicos para afianzar la confianza entre oferentes y destinatarios.

Por ejemplo, una propuesta comercial (sales proposal) generalmente debe contener elementos como: precios, cantidades, características del producto o servicio, plazos y condiciones de entrega, servicio postventa, garantías, y sobre todo, el plazo de la propuesta. De lo contrario, la propuesta (también bid proposal) no tendría validez legal y podría ocasionar pérdidas (loss) -monetarias o no- en caso de conflicto entre las partes contratantes (contracting parties).

Algunos tipos de contrato

Como se expresó anteriormente, existe una variedad considerable de contratos dependiendo de su naturaleza. En ámbito civil, el matrimonio podría ser considerado como un contrato (marriage contract).

Algunos de los contratos comerciales más representativos son: contrato de compraventa (purchase agreement) , arrendamiento (lease agreement) o llave en mano (turnkey).

¿Te interesa aprender inglés jurídico?

Puedes empezar por suscribirte al blog y cada semana recibirás en tu bandeja de entrada artículos sobre términos interesantes de inglés jurídico.

Si te has planteado aprender en un centro especializado… ¡estás de suerte! Better Call Esther es centro preparador y examinador de TOLES (Test of Legal English Skills). Puedes solicitar una entrevista y empezar tus clases de inglés jurídico on-line hoy mismo.